Transporte opera este lunes bajo zozobra colectiva

Tegucigalpa – El transporte público vuelve a operar este lunes bajo la potencial amenaza de un repunte de casos de COVID-19, advertido por el personal médico tras seis meses de pandemia.

El transporte ha adquirido la venia para la reactivación de sus operaciones a partir de protestas y tomas de carreteras, forzando al gobierno a llegar a un acuerdo con los dirigentes del rubro.

La decisión del reinicio de actividades en las rutas locales e interurbanas generó división de opiniones en varios sectores, especialmente entre los expertos sanitarios, al coincidir que la autorización para operar en su máxima capacidad podría causar un repunte estrepitoso de casos del virus.

Cada unidad de transporte deberá tener en su interior etiquetas de las medidas de bioseguridad que implementarán

Las propias autoridades de la Secretaría de Salud reconocieron que la habilitación del transporte genera inquietud por un posible repunte de contagios, sobre todo en las principales ciudades del país, donde los hospitales estuvieron a su máxima capacidad de atenciones y que ha bajado en las últimas semanas.

Incluso el sector privado reaccionó contrariado a la decisión de habilitar transporte, su máximo representante, Juan Carlos Sikaffy, calificó el acuerdo como “desafortunado”, alegando que significa uno de los mayores centros de contagio.

El Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), forma parte de la junta directiva de la Mesa Multisectorial, ente que desconoció los acuerdos entre el gobierno mediante el Instituto Hondureño del Transporte Terrestre (IHTT) y los transportistas.

Los trasportistas justifican

No obstante, los propios dirigentes del transporte aclararon que a partir de este lunes, las unidades operarán con el 50 por ciento de su capacidad de pasajeros, es decir, si albergan 80 personas, permitirán hasta un máximo de 40.

El IHTT especificó las recomendaciones para los usuarios del transporte colectivo: uso obligatorio de mascarillas y caretas para bus urbano e interurbano y taxis que operen sin mamparas.

Fuente: Proceso.hn